la 1ª web sobre el Puli en español

Educación canina en positivo - El Clicker -

El clicker es un aparato muy sencillo que nos ayuda en la enseñanza de cualquier comportamiento a nuestro perro. El clicker emite un sonido al pulsarlo, sonido que debemos fijar en el perro como la consecución del objetivo, siendo la antesala del premio. Una vez que nuestro perro entienda que ese sonido es lo que le trae el premio, buscara darnos conductas que lo lleven a conseguir oír ese sonido y por ende a su premio. Es habitual ver a perros acostumbrados a trabajar con el clicker relamerse nada mas oír el click

En este articulo intentaremos exponer en que se basa este trabajo y como debemos ir trabajando con nuestro perro usando el clicker. Este método es uno de los que más ventajas nos va a dar para trabajar con nuestros perros y desde luego con el que más satisfacciones conseguiremos, ya que es de los pocos métodos con los que veremos cómo nuestro perro no nos obedece, sino que piensa por sí mismo para buscar la recompensa al trabajo bien hecho.

Vamos a enumerar los fundamentos del clicker, serán básicos para un buen trabajo con este sistema

-          No se pueden usar castigos ni obligación

-          Todo comportamiento que el perro de por sí mismo perdura mas en el tiempo

-          La conducta del perro es la que hace aparecer el refuerzo

-          Nos da la posibilidad de premiar de forma rápida cosas que de otra forma sería imposible

-          Podemos reforzar cosas espontaneas, sacar la lengua, mover una pata, etc. Es como hacer una foto del comportamiento

-          Nunca un perro trabaja igual buscando un premio que evitando un castigo

-          Las sesiones deben ser cortas, intensas y de calidad.

-          La desconexión es muy importante. Si el perro empieza a frustrarse debemos desconectar y finalizar, ya que las repuestas del perro no serán rápidas ni de calidad.

-          Debemos diferenciar entre el trabajo en el que el perro piensa y en el que no. En este último la duración de las sesiones puede ser mayor, ya que el perro acumula menos estrés.

Desde luego, si usamos este método es por las grandes ventajas que conlleva el uso del clicker, aquí enumeramos las más importantes

-          Lo desagradable inhibe cualquier forma de cognición, con el clicker sin embargo el perro piensa.

-          Los refuerzos positivos tienen más duración en el tiempo

-          Es intuitivo y divertido

-          Con el clicker el perro piensa y por si solo busca el refuerzo

-          Se puede empezar con cualquier edad, cuanto más joven mejor.

-          El sonido siempre es el mismo, no conlleva carga emocional

-          Crea una gran conexión entre el perro y el amo

-          Tiene un timing perfecto

-          El aprendizaje es muy rápido

 

Como ya hemos dicho, si usamos este método es diametralmente opuesto y por lo tanto no compatible durante su utilización con el empleo de castigos.  Dentro de los castigos podemos diferenciar entre dos tipos:

-          Castigo negativo, hacemos desaparecer el refuerzo que el perro ya creía suyo

-          Castigo positivo, golpes, tirones, gritos

Un punto a tener muy en cuenta cuando trabajemos con el clicker es  el tiempo de trabajo ya que al ser un trabajo cognitivo, en muchas de las ocasiones,  no podemos trabajar con ello durante largos periodos si queremos obtener buenos resultados, para ello seguiremos las siguientes pautas.

-          Se puede usar durante toda la vida del perro, siempre que sea para enseñar o modelar conductas

-          El tiempo de las sesiones variara con la capacidad cognitiva que haya desarrollado el perro, entre 3 y 10 minutos. Solo para conductas en las que el perro necesite pensar.

-          Es muy importante la carga genética del perro, En perros inteligentes es importante hacerlos pensar, si no piensan no desarrollan su inteligencia y puede dar lugar a distintos problemas de conducta.

-          El clicker como todo trabajo cognitivo genera estrés, eso genera un exceso de esfuerzo con relación a la carga

-          El estrés puede generarlo tanto el entorno, como sus propias necesidades.

o   Eutres: Estrés agradable

o   Distres: Estrés desagradable

El eutres si se acumula y no lo libera el perro pasa a ser distres y puede llegar a bloquear al perro. Es muy bueno enseñar al perro a gestionar su estrés.

Antes de empezar a trabajar con el clicker, deberemos hacer una carga del mismo.  Llamamos cargar el clicker al hecho de hacer relacionar al perro el sonido del clicker con el refuerzo, de forma que el perro entienda que el sonido del clicker lo que le está indicando es que ha sido reforzado.

Para cargar el clicker haremos varias sesiones, en las que lo único que haremos es hacer sonar el clicker e inmediatamente premiarlo. Premiaremos en el suelo, en la mano, en un bol, etc., cambiando donde premiamos para que el perro no busque el premio. De la misma forma premiaremos desde distintos sitios, la mano, una riñonera, el bolsillo, una mesa, etc., de esa forma el perro no está mirando un punto buscando el refuerzo. Evitaremos generar expectativas en el perro o anticipar los premios, para ello no le pondremos al perro los premios delante, intentaremos que estén en distintos sitios y fuera del alcance del perro. Entre premios intentaremos que se distraiga un poco para seguir reforzando.

ES BUENO HACER UNA PEQUEÑA CARGA ANTES DE CADA SESION DE TRABAJO

Aquí destacaremos varios puntos que serán muy importantes de cara al trabajo futuro con el clicker.

-          Siempre daremos un click y tras ello un premio, deberemos tener cuidado en no hacer varios clicks sin premiar entre ellos. Es fundamental que el perro entienda que el click es lo mismo que el premio, por lo que si a veces oye el clicker pero no obtiene premio, puede llegar a desligar el sonido del premio y el trabajo no tendría sentido.

-          Si nos equivocamos al darle al clicker, premiaremos de todas formas al perro, el error ha sido nuestro y no del perro, y como ya hemos dicho, siempre que el perro oye el click tiene que recibir el premio.

-          Siempre controlaremos en entorno en el que trabajemos con el perro, será un sitio tranquilo, seguro y donde podamos trabajar sin distracciones, por ejemplo, no servirá de nada intentar trabajar en un lugar donde él suele este lleno de pises de otros perros, ya que nuestro perro estará oliendo el suelo mientras se mueve.

-          Trabajaremos en silencio, sin órdenes al perro e intentando limitar al máximo los gestos que hacemos, evitando hacer gestos exagerados.

-          Aprenderá más rápido con un alto número de recompensas, sobre todo al principio cuando el perro aun esta familiarizándose con el clicker.

 

Como en todo sistema tendremos distintos métodos, cada uno de ellos nos resultaran más efectivos en función del comportamiento que queramos enseñar a nuestro perro, estos son los métodos de uso del Clicker

-          Luring (Señuelo): Usaremos un objetivo diana que haremos que el perro vaya siguiendo hasta conseguir el comportamiento deseado, en ese momento pulsaremos el clicker y el mismo señuelo lo usaremos como refuerzo. Una vez conseguido el comportamiento premiaremos repetidas veces, siempre teniendo en cuenta un click un refuerzo.

Una vez ya aprendido el comportamiento, introduciremos una orden, podrá ser gestual, verbal o un simple sonido, esta orden será la que desencadene el comportamiento deseado. Los perros aprenden mucho más rápido las órdenes gestuales que las verbales, y las recuerdan mejor.

-          Target:  En este método lo que usaremos es un objetivo (Target) que el perro deberá tocar con alguna parte de su cuerpo, pata, hocico, etc.

o   Stick target: Usaremos algo de forma alargada, un palo, una rama, etc. En un principio pondremos en la punta una bola, que será la que el perro deberá tocar. Más adelante una vez que el perro ya haya condicionado el tocar la bola, lo que haremos es ir moviendo el target de forma que el perro al intentar tocarlo nos dé el comportamiento que deseamos.

o   Target de mano: Usaremos la mano como target y la usaremos para que el perro al intentar tocarla nos dé el comportamiento buscado.

o   Target de suelo o de alfombra: Usaremos un objetivo en el suelo, por ejemplo una alfombrilla de ratón, para que el perro tenga que ir y tocarla, dándonos el comportamiento deseado. Se puede usar por ejemplo para conseguir que el perro pare donde nosotros queramos.

-          Shaping: Son los comportamientos que nos da el perro interactuando con cualquier objeto sin que nosotros interactuemos. Por ejemplo poner una silla y que el perro se siente en ella. Nosotros no guiaremos al perro ni le daremos órdenes. Iremos premiando las sucesivas aproximaciones del perro al comportamiento, en el ejemplo de la silla, la primera vez premiaremos simplemente que mire la silla, después premiaremos que se acerque, mas tarde premiamos si la toca, después si se sube y finalmente premiamos que se siente en ella. La gran ventaja de este método es que todo comportamiento que el perro aprende por si solo es mucho más duradero en el tiempo y además un aprendizaje de mayor calidad.

-          Free Shaping: Con este método lo que pretendemos es capturar comportamientos que el perro nos da por sí solo, por ejemplo, sacar la lengua, ladrar, gruñir, orinar, etc. De forma que luego incorporemos una orden y el perro repita ese comportamiento cuando le pidamos. Lo más importante de este método es conseguir capturar el comportamiento en el momento justo, ya que en mucho de ellos la duración del mismo es muy corta.

Una vez que ya hemos visto cuales son los condicionantes del clicker, como debemos empezar a trabajar con él y los distintos métodos que podemos seguir, pasamos a enumerar una serie de elementos y conceptos que tendremos siempre en cuenta al usar el clicker. La mayoría de ellos serán comunes a otras formas de trabajo, pero aquí las dejaremos también reflejadas.

-          Los ejercicios los dividiremos siempre en otros más simples de forma que el perro pueda ir entendiendo lo que debe hacer. No intentaremos que el perro nos dé un comportamiento complejo en un solo paso. Premiaremos con el clicker todas las aproximaciones y avances

-          La distancia y el tiempo los premiaremos y ejercitaremos de manera separada. Si por ejemplo queremos que el perro este quieto, por un lado trabajaremos el ir alejándonos del sitio y por otro la duración del comportamiento.

-          Es muy común que el perro que ya trabaja con clicker, cuando no sepa que tiene que hacer nos de muchos comportamientos ya aprendidos a medida que se va poniendo nervioso. En ese caso premiaremos el NO COMPORTAMIENTO, es decir, que el perro no haga nada, de forma que nos de los comportamientos solo cuando se lo pidamos.

-          El clicker no es un mando a distancia, es decir, no moveremos la mano del clicker para señalar ni para premiar. La mano la dejaremos en un sitio y desde ahí haremos el click, por ejemplo, si queremos que venga no cogeremos el clicker en la mano y nos pondremos a hacer gestos con el clicker en la mano para que el perro venga.

Y por ultimo pero desde luego no menos importante nos queda fijar el comportamiento aprendido por nuestro perro, con ello no nos referimos a los premios que vamos dando en las sucesivas aproximaciones, sino cuando el perro ya ha logrado dar el comportamiento definitivo y ello lógicamente se deberá premiar de una forma especial.

Existen dos métodos para recompensar el aprendizaje del comportamiento una vez conseguido por completo.

-          Americano: Se premia repetidas veces una vez conseguido el comportamiento, de una forma lenta, dejando un espacio amplio de tiempo entre premio y premio.

Inglés: Una vez conseguido el comportamiento daremos varios clicks y premios de una forma muy rápida, de forma que el perro entienda que ese es el final. Siempre un click y un premio deben ir seguidos aunque sean muy rápidos.

 





© www.hungarianpuli.es by www.saramet.com